Pequeño Regalo

Griselda es llevada a la corte, es declarada culpable de todos sus crímenes y es sentenciada a la silla eléctrica. Otalvaro le corta un dedo a Michael para enviárselo a Griselda.