El Dueño de Uno Mismo

Miguel está envuelto en un pleito legal con su propia familia, mientras ellos intentan argumentar que el no está en condiciones mentales para manejar la bodega.