Reflexiones

Onésimo hace reflexionar a Plutarco, que no es buena idea correr a Rebeca de la empresa, porque así no la puede tener vigilada. Marcela se enfrenta entre lágrimas a su marido y éste le pide perdón por el fraude.