Fuertes Confesiones

Juan y Mimi no pueden creer que Don Adriano esté enamorado de Eva. Plutarco aprovecha para confesarle su amor a Helena después de su humillación en la empresa.